Website en español del Ministerio Buenas Nuevas del Reino

Mi llamado a ministrar en el mundo empresarial

La historia de mi cambio personal  – 2° Parte

Pasando por esos largos días de quebrantamiento, de ayunos y de oración intensa, fue cuando tuve el gran honor y la gran satisfacción de conocer en la Iglesia de mi ciudad en donde congregaba, a la Profeta Verónica Azevedo, del Ministerio Beracca, de Argentina, una sier va de Dios muy ungida que fluye poderosamente en el ministerio profético desde hace muchos años.

Entre las diversas palabras recibidas para mi vida personal y mi ministerio, que en aquel momento fueron como bálsamo para mi y mi esposa, recuerdo muy bien algo muy puntual que me profetizó en privado y que me llamó mucho la atención,

“Te veo rodeado de empresarios en los próximos días”, “te veo en una mesa redonda asesorando a muchos hombres de negocios”.

Jamás me había imaginado algo así. Pues solo me rodeaba de hombres de negocios cuando actuaba como ejecutivo de ventas representando a una compañía internacional en las ferias y expos en Brasil. Pero mas allá de eso, esa directriz me parecía demasiado grande para mi. Debo admitir que en vez de alentarme, esto me produjo más incertidumbre y curiosidad por saber exactamente que es lo que Dios estaba preparando para mi en los próximos dias.

No sabía como este nuevo enfoque se aplicaría a mi vida. Necesitaba procesar con mucho cuidado esa información. Necesitaba confirmar este nuevo llamado.

Por eso no dudé en decir que sí cuando mi amigo Tommy Nelson, excelente Coach y autor del libro “O proceso da Perola”, creador del Programa de Planeamiento de Vida, Life Plan Brasil, y que también es uno de mis mentores en el área de Liderazgo, providencialmente me contactó para invitarme a participar de un retiro para líderes que él mismo estaba organizando en Sao Paulo, Brasil, a finales de diciembre del 2007.

Entendí que esa era la oportunidad de oro que estaba buscando para poder evaluar mi vida y para poder proyectarme hacia lo nuevo. Jamás me imaginé lo bien que me haría poder ir a aquel encuentro. En ese retiro me di cuenta de la gran ansiedad que me oprimía. Estaba forzando los tiempos y saltando etapas, porque me mataba la ansiedad de quedarme en el banco de suplentes y me costaba horrores quedarme quieto para esperar el tiempo establecido por Dios.

Fue en aquel lugar, que finalmente caí de bruces y fue cuando me encontré conmigo mismo y me vi cara a cara con mi Creador.

Aprendí allí, que la vida tiene un paralelo increíble con los ciclos y con las estaciones del tiempo. No podía apresurarme y adelantarme a los ciclos naturales de Dios. Tuve que entender las 4 etapas del proceso de restauración que Dios tenía para mi.

Otoño = Desencanto: etapa de la vida cuando uno comienza a perder el control de todo.
Invierno = Aislamiento: época de atravesar el desierto.
Pr imavera = Preparación, época en que comenzamos a dar vuelta por arriba.
Verano = Realización: Etapa productiva a todo vapor.

En ese retiro en Brasil, tuve tiempo de sobra para confirmar mi nueva misión enfocada al Mundo empresarial. Mi nuevo trabajo sería mi ministerio. Dios sería glorificado a través de mi labor. Ese nuevo concepto de ministerio era toda una nueva revelación para mi y realmente tenía sentido.

Para concluir con mi testimonio de cambio personal, me gustaría citar algunas enseñanzas del Pr. Joel Osteen, de la Iglesia Lakewood, en Texas:

“Cuando oramos para que nuestros sueños se cumplan, queremos que se cumplan inmediatamente, pero hay que entender que Dios tiene un tiempo asignado por Él para contestar nuestra oración y para cumplir nuestros sueños. No importa cuanto deseemos que la petición se cumpla, eso no cambiará el tiempo que Él ha ordenado y las cosas se darán según su horario.

En muchas ocasiones Dios esta obrando más cuando menos lo vemos o lo sentimos. Debido a que ocasionalmente no entendemos los tiempos de Dios, vivimos frustrados trastornados, preguntándonos cuando hará Él algo. Cuando usted entienda los tiempos de Dios, se podrá relajar sabiendo que “Dios está en control y que en el tiempo perfecto Él lo hará.”

Hoy, unos años después de esa experiencia, puedo dar testimonio de cómo en todo este tiempo de transición hacia un nuevo nivel fue un período tan bendecido para mi, ya que pude hacer una evaluación de toda mi vida y darme cuenta de la necesidad que tenía de poner en orden mis asuntos pendientes. Fue cuando al fin pude renovarme, tener una verda dera transformación y un cambio personal que terminaría catapultando mi vida y mi ministerio para siempre.

La ausencia de hábitos ganadores y una actitud de lucha es la que mueve a los principales líderes gubernamentales a crear sistemas improductivos e ineficientes que conducen a los pueblos a la ignorancia, a la pobreza y al caos social. La falta de una actitud conquistadora es la que explica el porqué muchas naciones no hayan conseguido desenvolverse todavía, como lo demostraron asombrosamente ya las otras naciones emergentes de post-guerra.

Por Alberto A. Conti – Extraído del Libro Megaheroes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: