Website en español del Ministerio Buenas Nuevas del Reino

Uma família inteira renovando seu chamado

TESTEMUNHOS DE BRASIL

Nesta pagina queremos compartilhar alguns testemunhos maravilhosos que temos ouvido daquilo que o Senhor fez nas nossas reunioes

********************************************

UMA FAMILIA INTEIRA RENOVANDO SEU CHAMADO PARA A OBRA DE DEUS

Nuestra familia se caracteriza por estar compuesta por 2 nacionalidades, una mitad argentina, y la otra mitad brasilera, constituida por mi esposa Gloria y yo (Alberto), y por nuestros 6 amados hijos: Benjamin (23), Cristian (21), y los brasileros Samuel (19), Rodrigo (16), Lorena (14) y Marcos (11) quienes por causa de nuestro trabajo como misioneros en el nordeste de Brasil, nacieron aqui en este país.

Quien no nos conozca, no se podrá imaginar siquiera la dimensión de la gratitud que tenemos hacia el Señor, por causa de tantos milagros que vivimos desde que llegamos aquí.

Solo para tener una mínima idea les puedo contar que nos mudamos hace poco desde Tucuman, Argentina hacia Sao Paulo y tenemos menos de 2 años desde que regresamos a este país tan bendecido.

Ya hacia tiempo que veníamos planificando hacer este viaje, soñábamos con regresar al Brasil, pero nos resultaba un gran desafio debido a la elevada inversión económica que representaba por ser una familia numerosa. La moneda de este país y el costo de vida es demasiado alto para la realidad financiera que se vive en la Argentina, facotres que no contribuían para este emprendimiento.

En mayo de 2003, decidimos visitar la Argentina para que nuestros niños conocieran a nuestros parientes y pudiesen aprender bien el idioma de sus padres. Sin embargo debido a algunas circunstancias que nos surgieron, la fecha de regreso se fue postergando mucho mas de lo normal. Mas de lo que nos esperabamos, llegandonos al final a demorar unos 8 años en total.

Anhelabamos ardienetemente poder reconstruir nuestra vida y comenzar una nueva temporada en un ambiente diferente. Pero los afanes y las preocupaciones de esta vida, las tentativas por mejorar nuestras finanzas nos distrajeron de ese proposito y terminamos enredandonos entre los espinos. Aprendimos muchas lecciones en todo este periodo y pasamos por muchos quebrantamientos y humillaciones, principalmente con la responsabilidad de proveer sustento para mi familia.

Gracias a Dios un dia muy feliz,  pudimos finalmente lograr este objetivo, a fines de marzo del año 2011.

Retornamos a este país en busca de nuevas oportunidades de servicio, con una vision renovada y con la meta de darle una mejor calidad de vida para nuestra familia, pero también con el profundo deseo de servir a Dios como misioneros.

Solo que salimos un poco como Abraham, sin saber a donde íbamos y hacia donde Dios nos guiaría, totalmente por fe. Cuando llegamos al Brasil contábamos con apenas 1 valija y 1 mochila por cada miembro de nuestra familia y unos pocos dólares para establecernos. Pero con mucha fe de que Dios haría grandes cosas por nosotros.

Gracias al Señor, El ha sido muy bueno con nosotros y nos ha tratado como un Padre amoroso sin permitir que nada nos falte hasta el dia de la fecha. Gracias al apoyo de mis amigos y familiares que viven aqui en Brasil que fue de vital importancia para cumplir este objetivo, ya que sin esa ayuda este proceso nos hubiera resultado penoso.

Para resumir podemos dar testimonio de que ya nos ha provisto de trabajo, de una casa hermosa, de muebles, de ropas, y nos ha abastecido nuestras despensas con alimentos en abundancia y hasta nos dio el deseo de nuestro corazón de confiarnos un vehículo nuevo y confortable para nuestra familia.

Sin embargo, a pesar de tantas alegrías y satisfacciones, aun nos faltaba una cosa…

El 2 de enero de 2012, hicimos una reunión con toda nuestra familia en el living de nuestra casa para agradecerle por el fabuloso año que habíamos tenido y para consagrar el nuevo año al Señor. Le dimos una oportunidad a cada uno de nuestros hijos para hacerle un pedido especial al Señor y presentar sus metas por escrito para el nuevo año, un habito que acostumbramos realizar anualmente y que nos ha dado mucho fruto.

Solo que Gloria, mi esposa y yo teníamos un pedido muy especial para este nuevo año. Que en este nuevo año pudiésemos servir a Dios mas activamente y tener ese privilegio de ser parte de una nueva visión dentro del Reino de Dios El poder ser parte de un ministerio ungido y que podamos ayudar a establecer en Brasil. Nos sentíamos con hambre y sed de nuevos desafíos y por un cambio espiritual en nuestras vidas, anhelábamos con re-conectarnos con la presencia de Dios, después de un año de
trabajo bastante agitado.

Jamás nos imaginaríamos que la respuesta de parte de Dios llegaría tan rápidamente! Durante ese mismo mes de enero, solo unos días después, recibí el mensaje de un querido amigo, hermano y Apostol Daniel Soraire que estaría de vacaciones por la ciudad de Sao Paulo y que aprovecharía su viaje para visitar nuestro Hogar con su familia.

Su visita representaba para nosotros una bendición muy especial, era inesperada pero muy bienvenida para nuestras vidas. Para nuestra familia, era algo muy significativo.

Teniendo tanta gente y hermanos en Cristo en tantas partes del mundo que lo recibirían con gozo y en mejores condiciones que las mias, el siervo de Dios decide visitar mi ciudad y por consecuencia mi casa.

Me sentía muy privilegiado como si fuese Obed Edom con el arca de la alianza en su propia casa. Qué maravilla!!!!

Como si no bastara ya tanta bendición, antes de la llegada de esta familia a Sao Paulo, algo tremendo nos sucedió. En ese momento todavia no teniamos un vehiculo. Sucedió que el Banco nos aprobó un crédito para poder adquirir nuestro vehiculo. Para cualquier inmigrante esto es un milagro! Porque no es fácil que se le conceda un crédito a alguien de otro país con menos de 1 año residiendo en un lugar. Pero para Dios no hay nada imposible!!! Dios nos confió la bendición de financiar nuestro auto a pesar de las imposibilidades!!!

Lo que es interesante es que nuestro vehículo vino a nuestras manos, solo un dia antes de la llegada de la familia del Pastor. Imagínense el gozo que tenia de poder buscarlo en la Terminal de Ómnibus en mi propio auto. Para quien anduvo de ómnibus y de tren por 1 año entero, lo apreciaba con mucha gratitud y alabanza!!!

Lo mas glorioso de todo fue que el Señor nos haya confirmado y llamado nuevamente para edificar su Obra en Brasil , y que hoy hayamos podido tener el respaldo del Señor al poder ser de bendición a decenas de familias con nuestro ministerio.

Alabamos a Dios con todas nuestras fuerzas por este tan grande honor de servirlo! Agradecemos al Señor por haber sido tan bendecidos con este milagro de Su amor infinito!

Alberto, Gloria y familia – (Testimonio escrito en 2012)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: